La Guardia Civil interviene en Sabadell 113.000 carteles con el logo de la Generalitat de Catalunya publicitando el referéndum ilegal


La Guardia Civil interviene en Sabadell 113.000 carteles con el logo de la Generalitat de Catalunya publicitando el referéndum ilegal suspendido por el Tribunal Constitucional

Ministerio del Interior
Sabadell (Barcelona), 18/09/2017
La actuación de los agentes se ha producido en una empresa ubicada en el término municipal de Sabadell
 Hasta el momento la Guardia Civil ha intervenido 1.500.000 unidades de material publicitario para la campaña institucional del referéndum ilegal
Agentes de la Guardia Civil han procedido esta mañana a la intervención de 113.000 carteles con el logo de la Generalitat de Catalunya publicitando el referéndum ilegal suspendido por el Tribunal Constitucional. La actuación de los agentes se ha producido en una empresa ubicada en el término municipal de Sabadell.
Esta nueva actuación se enmarca en las investigaciones que la Guardia Civil de Cataluña está llevando a cabo para la localización de material promocional del referéndum suspendido por el Tribunal Constitucional.
Hasta el momento la Guardia Civil ha intervenido 1.500.000 unidades de material publicitario para la campaña institucional del referéndum suspendido por el Tribunal Constitucional en las actuaciones que se han producido paulatinamente desde el pasado viernes día 15 de septiembre en diferentes emplazamientos y empresas de la Comunidad Autónoma de Cataluña.
La Guardia Civil también intervino el sábado pasado en Barcelona las planchas necesarias para la impresión del material publicitario.
La mayoría de los carteles decomisados y también los folletos informativos previstos para reparto entre la población promueven el SI e incorporan los logos propios e identificativos de la Generalitat de Cataluña y de la CUP.
Segurpricat Seguridad internacional Planes de Seguridad y Autoprotección http://www.segurpricat.com/#.VQwVRAvarcA.twitter #careonsafety #siseguridad
Posted by Julian Flores Garcia siseguridad on Viernes, 20 de marzo de 2015
En colaboración con agentes británicos, franceses e italianos
La Policía Nacional desarticula una organización que introducía ciudadanos chinos ilegalmente en países de la Unión Europea a través de España
Los miembros del grupo, todos de origen chino, operaban en diferentes aeropuertos de nuestro país como trampolín para desplazar a sus compatriotas a Reino Unido, Irlanda, Francia e Italia
Se ha detenido a más de 100 personas, entre ellas los responsables de la organización, en los principales aeropuertos españoles y en el de Milán-Bergamo (Italia), así como en diversas localidades españolas
27-febrero-2016.- Agentes de la Policía Nacional, en colaboración con policías británicos, franceses e italianos, han desarticulado una organización criminal formada por ciudadanos chinos y dedicada a traficar con sus compatriotas, a los que introducían ilegalmente en Reino Unido, Irlanda, Francia e Italia, utilizando diferentes aeropuertos españoles como lugar de tránsito. La operación, que ha durado más de dos años, se ha saldado con la detención de más de 100 personas, entre ellos los responsables de la organización en España.
La investigación comenzó a finales del año 2013, cuando en diferentes aeropuertos españoles comenzaron a producirse detenciones, cada vez con más frecuencia, de ciudadanos de origen chino que eran detectados cuando pretendían embarcar en vuelos con destino a Reino Unido e Irlanda, utilizando documentación falsificada. Poco después, los agentes lograron establecer un nexo común a todos ellos, una organización de carácter internacional formada principalmente por ciudadanos de nacionalidad china que operaba en España, Francia, Inglaterra y China, manteniendo vínculos con otras organizaciones similares asentadas tanto en nuestro país como en otros europeos.
Captaban a personas que deseasen salir de China, prometiéndoles llegar a cualquier país a cambio de una cantidad de dinero que podía variar en función del destino elegido y de los medios empleados para ello.
A continuación, iniciaban las gestiones necesarias para que los inmigrantes pudieran entrar en cualquier país del espacio Schengen, para lo que solían utilizar dos procedimientos: o bien viajaban en vuelos directos desde China a Europa utilizando pasaportes y visados auténticos pero sustraídos a terceras personas, o bien hacían escalas intermedias utilizando, en esta ocasión, documentación falsificada gran calidad y dificultando con ello su detección en los distintos controles fronterizos.
Cuando llegaban a España lo hacían utilizando diferentes aeropuertos, tratando así de pasar desapercibidos para la Policía de Fronteras, habiéndose detectado su presencia en los de Madrid, Barcelona, Málaga, Bilbao, Palma de Mallorca, Alicante y Arrecife. Una vez dentro del Espacio Schengen, miembros de la organización los recogían y los trasladaban a "pisos patera", cambiando de uno a otro cada poco tiempo para evitar llamar la atención de los vecinos y/o ser localizados por la Policía.
Mientras permanecían en dichos domicilios, la organización les retiraba la documentación con la que habían viajado hasta nuestro país, obligándoles con ello a permanecer en los mismos mientras se confeccionaban o falsificaban nuevos documentos para el viaje hasta su destino final. Estas falsificaciones eran realizadas en China y los documentos se remitían a nuestro país a través de empresas de mensajería. Cuando disponían de la documentación necesaria, la organización se encargaba de adquirir billetes de avión en agencias de viaje italianas, con destino a Reino Unido e Irlanda principalmente.
Snakeheads como "pasadores"
Las labores de "pasadores" las realizaban los conocidos como snakehead, hombres de total confianza de la organización que contaban con una amplia experiencia y conocían a la perfección las ciudades, aeropuertos y principales vías de comunicación de las ciudades por las que transitaban los inmigrantes, así como aquellas en las que eran alojados. También conocían los procedimientos policiales y judiciales, lo que les hacía muy valiosos para la organización. Su principal función era la de acompañar, guiar y controlar en todo momento a las personas traficadas durante las distintas etapas del viaje.
Pero lo que realmente definía a la organización era, por una parte, su dinamismo y capacidad para adaptarse a nuevas situaciones, lo que les permitía innovar rutas y procedimientos en función de los éxitos o fracasos logrados; y, por otra, la facilidad que tenían para gestionar la obtención de todo tipo de documentos falsos y hacerlos llegar a España en un tiempo récord.
Una macro organización criminal
La organización destacaba por su carácter hermético y bien estructurado con miembros operando en distintos países simultáneamente. La dificultad del idioma y las medidas de seguridad que adoptaban dificultaron la investigación que, gracias a colaboración internacional, permitió averiguar los contactos que mantenían con otras organizaciones similares, asentadas en todo el mundo y que actuaban como células independientes dentro de la macro organización criminal.
Se ha detenido a más de 100 personas, entre ellas los máximos responsables de la organización en España, y se han realizado dos registros domiciliarios incautándose 150 pasaportes falsificados de distintas nacionalidades asiáticas y numerosos soportes informáticos cuyo contenido está siendo analizado por expertos policiales.
En la operación han participado agentes de la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, de las Brigadas Provinciales de Extranjería y Fronteras de Madrid, Barcelona, Bilbao, Málaga, Mallorca y Alicante, del Aeropuerto de Arrecife y de la Comisaría Local de Reus, además de miembros de la Oficina R.A.L.O.N. de la Embajada Británica en Madrid, de la O.C.R.I.E.S.T. de la Policía Nacional francesa y de la Polizia di Frontiera italiana.